¿Qué gano al meditar?: Beneficios de la meditación. 

 

Al hablar de meditación, si nunca has practicado, puede que te venga a la mente un monje budista, estilos de vida muy espirituales o un estado que sólo pueden alcanzar personas iluminadas. Nada más lejos de la realidad.

Existen muchos tipos de meditación, suficientes para que cada persona encuentre el que se adapte a su estilo de vida. Si deportistas, militares, ejecutivos, amas de casa y otras personas meditan, tú también puedes. Es bien sencillo y se adapta a todos los estilos de vida imaginables.

Hoy te quiero hablar de los beneficios de la meditación. Son tantos que me será imposible enumerarte y explicarte todos en un solo artículo. Pero por algo se empieza y por eso mismo… ¡¡allá voy!!

La meditación es una práctica ancestral y se ha practicado a lo largo y ancho del globo terráqueo. Sus beneficios son tantos y tan llamativos, que la ciencia se ha interesado por ellos y cada vez hay más estudios que los respaldan.

Antes de comenzar, ya te animo a dar tus primeros pasos y experimentar por ti mismo los beneficios de esta práctica, pues tú también puedes obtenerlos de una forma muy sencilla.

Con la práctica continuada de la meditación…

 

Tienen lugar cambios estructurales en nuestro cerebro. Cambia la morfología de distintas zonas. Además, también cambia la forma en que diversas regiones del cerebro se comunican entre si. Y a esto de deben muchos de sus beneficios.

Gracias a los avances en tecnología y al aumento de estudios sobre los efectos de la meditación, hoy sabemos, en gran medida, lo que ocurre en nuestro cerebro mientras meditamos (mediante escáneres por resonancia magnética)

Así vemos que, al meditar, hay un cambio en las ondas cerebrales. Disminuyen las ondas beta y aumentan las ondas alfa . Con la práctica se comienzan a generar también ondas gamma. Además, aparece una mayor conectividad neuronal.

Toma de decisiones y creatividad

Una disminución en las ondas beta significa que estamos procesando menos información recibida. Al contrario de lo que puedas pensar, esto es beneficioso. A menudo estamos saturados de estímulos, lo cual nos impide procesarlos adecuadamente.  Cuando el cerebro procesa menos información, lo hace de forma más eficiente.  Esto nos ayuda a mejorar en la toma de decisiones.

Este descanso mental, en el que acallamos la mente y la liberamos de las preocupaciones diarias nos ayuda a limpiar la mente para dar paso a la creatividad. Las energías fluyen y el proceso creativo se activa. Nuestro cerebro está preparado para recibir toda esa nueva información y canalizarla, para poder llevarla a la realidad.

Disminuye el estrés.

Es uno de los beneficios de la meditación más notorios al principio. Esto es debido a que, al meditar, disminuye la actividad del sistema nervioso simpático. El encargado de prepararnos para las situaciones de estrés.

El estrés en su origen es beneficioso. Nos prepara para la huida o la lucha y es un mecanismo que ha permitido sobrevivir a nuestra especie. Pero… hoy en día es poco probable que te encuentres a un león hambriento en tu cocina y tengas que luchar o salir huyendo.

Las situaciones que nos provocan estrés en la vida moderna, a menudo, no desencadenan ningún mecanismo de supervivencia. Y sus efectos se mantienen en el tiempo y van acumulándose, deteriorando nuestra salud. Volveremos sobre el estrés y la salud.

Lo mismo sucede con el miedo.

Hay un miedo bueno, que nos permite mantenernos a salvo, nos aleja de los peligros (como puede ser el miedo a un incendio descontrolado). Y un miedo que no tiene ningún beneficio para nosotros y que sólo consigue aumentar nuestro malestar y limitarnos, sin darnos nada bueno a cambio (por ejemplo, el miedo al fuego en general, aunque éste sea sólo la llama de una cerilla en un entorno seguro).

Aunque no vayas buscando vivir más relajado, es uno de los beneficios que te aportará la práctica de la meditación.

 

Y manejarte mejor con el estrés, el miedo y la ansiedad, te ayudará a salir de tu zona de confort. Es uno de los beneficios de la meditación que te permitirá ampliar tus horizontes, salir de tu rutina y perseguir tus sueños y metas de forma más efectiva.

Mejora actividades cognitivas como la atención y la concentración. Y con ello mejora nuestra productividad.

Al meditar estamos entrenando la mente y concentrándonos en “algo” en concreto, según la meditación que realices. Practicamos el dejar ir las distracciones y enfocarnos en lo que hemos elegido.

Como en todo entrenamiento, con la práctica, se obtiene una mejora de las facultades entrenadas. Por lo que, al meditar de forma continuada, tu capacidad de distracción disminuye. O lo que es lo mismo, tu atención y tu concentración mejoran.

Y ni que decir que, al trabajar, estudiar o hacer tus tareas con mayor foco en lo que estás haciendo, tu productividad aumenta enormemente.

También mejora la memoria y el aprendizaje.

Se ha comprobado que con la meditación la estructura cerebral se modifica y aparecen nuevas conexiones neuronales

Y con la memoria, la capacidad de aprendizaje, también se ve reforzada.

Arritmias, taquicardias, hipertensión y otras dolencias relacionadas con las emociones mejoran.

Con la meditación aprendemos a gestionar mejor nuestras emociones, no sólo el estrés, el miedo o la ansiedad, sino todas en general. Gracias a ello reducimos el impacto de las emociones en nuestra salud y así mejoramos las dolencias que puedan estar asociadas.

Entrena tu mente para ser más feliz…

Con la gestión emocional, la disminución del estrés, y la mejora sobre la salud general… llega la sensación de bienestar. Y éste se percibe desde la primera vez que meditas.   Con la meditación trabajamos el estar en el momento presente. Muchos de los miedos y ansiedades tiene que ver con estar más centrados en el pasado y/o el futuro que con lo que sucede realmente a nuestro alrededor en cada momento.

La depresión y la ansiedad…

Están también muy relacionados con el típico funcionamiento de la mente que no deja de ir al pasado o al futuro, saltando de un pensamiento a otro, como un mono que salta de rama en rama. Causándonos malestar con situaciones que ya no existen (ya pasaron, ya no son reales… puedes dejarlas marchar y quedarte sólo con el aprendizaje) o que son inciertas (recuerda que tú, constantemente, con tus decisiones y acciones, estás cambiando tu realidad). Al vivir más en el presente, depresión y ansiedad se atenúan, siendo éstos, otros beneficios de la meditación añadidos.

Tu sistema inmunológico se beneficia.

El estrés es uno de los mecanismos que más disminuyen nuestras defensas. Requiere tanta energía de nuestro organismo que todo lo demás se ve perjudicado. Recuerda que el estrés es en su origen un mecanismo de defensa para activar la lucha o la huida en caso de peligro de muerte. Por lo que tener a su disposición todos los recursos del cuerpo se convierte en prioridad cuando aparece el estrés.

Manteniendo el estrés a raya, tu sistema inmunológico recupera los recursos que el estrés estaba reclamando para si.

Aunque los beneficios de la meditación sobre la salud van muchísimo más allá. Con la práctica puedes aprender a reorganizar tu energía, activar tu salud, mejorar distintas partes de tu cuerpo etc…

Control sobre dolor y sufrimiento:

Nuestra mente sin entrenamiento va de un pensamiento a otro sin control, tiende a identificarse con ellos y a creer todo lo que capta que ha pasado por ella.

Muchos de nuestros pensamientos incrementan nuestro dolor y sufrimiento. Saber poner el foco en lo que nos beneficia y dejar marchar todo lo que nos perjudica, nos ayuda a reducirlos.

Mejora tus habilidades sociales y tus relaciones:

 Con la gestión emocional mejoran tus habilidades sociales y tu empatía. Tú lo notas y las personas que te rodean, también.

Se ralentiza el envejecimiento:

Diversos estudios han comprobado que la media de la longitud de los telómeros en las personas que meditan de forma habitual, son más largos que los de las personas que no meditan. Y dichos estudios, relacionan el acortamiento de los telómeros con el envejecimiento y diversas enfermedades relacionadas con la edad.

Como hemos dicho, disminuyen los miedos y aumenta la confianza en la vida:

Con el tiempo, se desarrolla la conciencia de unidad con el todo. Hay un desarrollo interior. Y con este conocimiento interior, llega una paz, una armonía y una confianza que te hace ver las cosas de forma muy diferente.

Y es que puedes empezar a meditar para obtener alguno de sus beneficios en concreto. Pero todos los procesos que acompañan a la meditación van de la mano. Antes o después, todos llegan.

A continuación, te pongo varios ejemplos de deportistas que meditan  y se alejan del estereotipo que, quizás, tenías al principio :

Pau Gasol: Famoso jugador de baloncesto español. Pau aprendió a meditar junto a sus compañeros de Los Angeles Lakers (NBA), gracias a la meditación se construye una mayor fortaleza mental, para concentrarse y jugar en equipo (Y no lo digo yo, lo dice, quien por entonces era su entrenador, Phil Jackson)

Emilio Butragueño: Otro deportista español, en este caso futbolista, también practicaba la meditación de forma asidua.

Michael Jordan, también se inició en la meditación de la mano de Phil Jackson, cuando éste era su entrenador de baloncesto.

Misty May-Treanor y Kerri Walsh, son famosas jugadoras de voley-playa, ellas también se han apoyado en la meditación y las visualizaciones para sus entrenamientos. Y fueron medallistas en tres juegos olímpicos consecutivos.

Espero haberte dado motivos suficientes para que te entren ganas de probar la meditación si aún no lo haces. Para facilitarte el inicio he creado un pequeño e-book con 14 tips para aprender a  meditar.

Si te interesa, puedes descargarlo aquí

O recibirlo de regalo al suscribirte a mi blog.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡ Suscríbete a nuestra Newsletter !

Únete a nuestra lista para mantenerte informada/o y recibirás un regalo de bienvenida.

Acepto la política de privacidad.

You have Successfully Subscribed!