¿Cuántas veces te han dicho cuando estás hundido/a “piensa en positivo”?

Y dime ¿te resulta sencillo?

No siempre ¿verdad?

Pero hay una forma en la que sí te puedes beneficiar de tener pensamientos conscientes y cambiar emociones ¿me acompañas a descubrirlo?

 

Cómo usar tu pensamiento para cambiar emociones

A veces estamos en tal espiral de negatividad y con la vibración tan baja que por más que nos esforcemos en tener pensamientos positivos no podemos sentir que nos los creemos.

En estas ocasiones ¿Cómo podemos usar nuestro pensamiento para gestionar nuestras emociones?

 

Si te interesa descubrirlo, hoy te traigo unos consejos muy útiles e interesantes para Sentirte Bien y Vivir Mejor.

Nuestra mente es maravillosa, no me cansaré de decirlo. Es realmente potente y poderosa.

Sin embargo, en nuestra cultura, en nuestros tiempos, la hemos dejado tener todo el control.

En algún momento, comenzamos a darle todo el poder, a entender que la mente es nuestra mejor herramienta y que ella nos dará las mejores opciones y soluciones en nuestra vida.

Y así le cedimos todo nuestro poder.

Pero tienes una herramienta mucho más poderosa que tu mente y quizás aún no has comenzado a usarla.

¿Te gustaría saber cuál es?

No me voy a andar con rodeos.

Esta herramienta más poderosa que tu propia mente es tu CONSCIENCIA.

Tu herramienta más poderosa es tu propia consciencia

Lourdes Balestra

 

¿Me permites inventarme una historia para ti?

Bien, imagina que llega la era de los robots. Son unas máquinas perfectas, super eficientes, realizan todas las funciones para las cuales han sido programados con gran eficiencia.

Estamos todos los humanos tan encantados con los robots que, poco a poco le vamos cediendo más y más tareas. Ellos se van adueñando de las situaciones, las controlan las solucionan y vaya… son tan efectivos…. Los dejamos programados para que actúen automáticamente y seguimos cediendo poder.

Llega un momento en que los robots controlan todo, llevan las riendas y, a veces, se bloquean, porque tiene que asumir funciones para las cuales no fueron programados.

Las hacen como mejor saben, pero… no siempre salen las cosas como deberían. Pero están programados y no sabes cómo reprogramarlos, es algo que nadie ha hecho desde hace mucho, mucho tiempo.

Igual hemos hecho con nuestra mente.

Es fantástica, efectiva, poderosa y eficiente…. Pero está programada para hacer unas determinadas funciones, no todas y si le dejas hacerlo todo… no siempre saldrán las cosas “del todo bien”.

Puedes poner la mente a tu servicio.

Para ello la entrenas desde tu conciencia. La reprogramas. Y para nada es tan complicado (para empezar no necesitas saber robótica 😉 )

Fundamental:

El paso crucial, el fundamental, el más necesario de todos es tomar conciencia.

Darnos cuenta de lo que sucede… darnos cuenta de que nuestra mente y nuestras emociones tienen el control absoluto, que se lo hemos cedido y nosotros vamos como autómatas, en automático siguiendo sus directrices (como robots).

Reprogramemonos

Una vez que ya eres consciente se trata de introducir cambios.

Una y otra vez. Nos entrenamos en esos cambios por simple y sencilla repetición (una vez más, te insisto en la importancia de usar recordatorios al inicio del proceso. Sin ellos muchas veces abandonamos por inercia).

A lo que vamos hoy

 

Ahora que sabemos todo esto (quizás ya lo sabías, pero igual te lo cuento, porque, para mí, fue todo un descubrimiento) vamos a aplicarlo a cómo podemos usar nuestros pensamientos para transformar nuestras emociones.

Ya hemos visto que pensar positivo no siempre nos es posible.

Atraer pensamientos positivos, desde una vibración muy baja, puede ser complicado e inútil, pues a veces, la vibración que tenemos es tan, tan baja que no podemos sentirlo.

 

Ejemplo: sientes que has fracasado en un gran proyecto de tu vida. La frustración dio paso al enfado, a la rabia y luego a la tristeza. Los pensamientos que te acompañan te hacen sentir infinitamente pequeño, inútil, incapaz… En ese momento repetir una formación positiva, puede que no sea suficiente.

Sin embargo, sí puedes usar tu mente y tu pensamiento de forma consciente para darte el empujón necesario para subir tu vibración y que todo empiece a cambiar (y entonces, sí podrás usar pensamientos positivos, porque de ningún modo quiero decir que no sirvan o que no debamos usarlos, al contrario ¡¡por supuesto que sí!!)

 

Deja de pelear contigo

Si no puedes atraer pensamientos positivos, creerlos y sentirlos en este momento, para empezar, te invito a dejar de pelear contigo mismo/a.

Mucho mejor:

Trae a tu mente algo/alguien que ames (tip importante, las cosa que vas a traer a tu mente no pueden ser el objeto de tu baja vibración en este momento, si alguna lo es, pasa a la siguiente).

Si… ¿Amas el mar o la montaña? Tráelos a tu mente, imagínate allí, recrea las sensaciones…

¿Amas a tu mascota, a tus hijos a tus amigos, a tu pareja?, piensa en ellos, imagina como os abrazáis (de hecho, si les tienes cerca hazlo… los abrazos encierran una magia especial).

¿Qué es lo que más te gusta hacer? ¿qué te hace sentir bien? Piensa en ello, imagínate haciéndolo… y permite que las sensaciones vayan invadiendo tu cuerpo.

Etc… puedes hacerlo con lo que más te gusta comer, escuchar, etc…

No se trata de traer a tu pensamiento frases del tipo “todo irá bien” “yo puedo lograrlo” “Soy fuerte/valiente” etc… si en este momento no las puedes sentir. Pues, a veces, son motivo de mayor frustración si no las sentimos posibles.

Sino de traer a tu mente algo que amas, que te encanta, con lo que disfrutas… y poner toda tu atención en ello, bien concentrados.

Respirando profundo y tratando de sentirlo tan real como sea posible. (E incluso si es algo que puedes hacer real, hazlo, pero poniendo toda tu atención en ello).

Esto va a cambiar tu vibración en breve…

¿A que es muy sencillo?

A la hora de aplicar lo aprendido: En la sencillez radica el éxito

Lourdes Balestra

 

Conforme te acostumbras a traer a tu mente, a tus pensamientos, aquello que amas (lo entrenas… los practicas)… resulta más rápido y más sencillo. Y con la practica llega un momento que sale de forma natural.

Ahora te toca a ti
Tomando acción:

Importante para comenzar a practicar: acordarnos de hacerlo. Por ello te invito a usar notas y recordatorios como primer paso.

Cada vez que notes que tus emociones son de baja frecuencia, trae a tu mente algo que ames (respira profundo, siéntelo tan real como te sea posible y recréate en las sensaciones, incluyendo tus sensaciones internas, como te sientes con ello).

Y cuando notes que van subiendo pasa a traer pensamientos positivos. Nota la diferencia ¿Cómo los sentías antes? ¿Cómo los sientes ahora?

¿Qué tal?

Es un ejercicio muy, muy sencillo y tremendamente efectivo.

Traer a tu mente situaciones que despierten Amor es muy potente, también puedes traer situaciones que te produzcan alegría, tranquilidad, etc (obviamente puedes hacerlo para atraer enfado y tristeza… pero se trata de Sentirnos Bien y Vivir Mejor 😉)

Un abrazo de Luz.

Con cariño, Lourdes Balestra (Entrenador en Hábitos Saludables).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡ Suscríbete a nuestra Newsletter !

Únete a nuestra lista para mantenerte informada/o y recibirás un regalo de bienvenida.

Acepto la política de privacidad.

You have Successfully Subscribed!