Cómo cuidar tu salud con 4 acciones interiores - Sentirse Bien Vivir Mejor

4 acciones interiores para cuidar tu salud

¿Cómo mejorar la salud? Todos sabemos, más o menos, como cuidar nuestro cuerpo con acciones externas (descanso, nutrición, ejercicio…) pero… ¿Qué podemos hacer desde nuestro mundo interior para cuidarnos mejor?

¿Hay algo que podamos hacer que también nos beneficie?

En este podcast te cuento cómo influye nuestro mundo interior en nuestra salud y te presento 4 acciones a implementar para beneficiarte.

Puedes escucharlo en Soundcloud, en Youtube o leerlo un poco más abajo.

 

 

Ir a YouTube pulsando AQUÍ

Estos son los enlaces que te comento en el podcast para seguir ampliando información:

4 acciones interiores para cuidar tu salud

 

Bienvenida, bienvenido, mi nombre es Lourdes Balestra y hoy te quiero hablar de cómo nuestro mundo interior afecta a nuestra salud y compartirte 4 acciones interiores que puedes poner en marcha desde este preciso momento y que traerán bienestar y más salud a tu vida.

Dice Brice Lipton, profesos de histología en una facultad de medicina americana, escritor y conferencista, que nuestras células entienden el lenguaje de nuestros pensamientos y reaccionan a ellos.

Esto así dicho suena complejo y a frase hecha a comentario embotellado.

Pero le doy toda la razón.

Pensamientos y emociones están íntimamente relacionados. No hay un pensamiento que puedas tener que no de lugar a una reacción en tu cuerpo físico.

A veces estas respuestas son tan sutiles que no las notamos. Otras veces vivimos tan anestesiados que incluso pueden ser respuestas moderadas y también pasarnos desapercibidas.

¿Cuántas veces te encuentras con una contractura y te das cuenta de que ese lugar llevaba molestando días?, qué fácil fue ignorar esa molestia.

Tu cuerpo habla. Tu cuerpo te avisa.

Cada emoción, para que puedas sentirla, necesita de unas sustancias químicas que viajan por todo tu cuerpo, llegan a tus células y sus neuro receptores (que son como unas antenitas que captan cada señal) las reciben.

Así es cómo tus células “escuchan” a tus pensamientos.

Además para cada una de tus células tú eres todo su universo.

Todas ellas forman parte de ti y trabajan de forma organizada y coordinada entre ellas para procurar que tu cuerpo funcione lo mejor posible.

Tus células responden a todo lo que tú les envíes.

En sus experimentos Bruce vio que cuando trabajaba con células aisladas y cambiaba el medio químico en el que vivían, las células reaccionaban de formas muy diferentes, De formas saludables o de formas muy insalubres.

A cada cambio de medio, las células cambiaban su comportamiento.

Y eso es lo que hacemos nosotros, no sólo con lo que comemos, bebemos, respiramos etc.… sino con cada pensamiento… todo ello cambia el medio que rodea a nuestras células, todo ello cambia su comportamiento.

Además, nuestro cuerpo (el de todos los seres vivos) viene perfectamente equipado con múltiples sistemas de reparación. Así a cada desperfecto, daño o error que suceda, estos fabulosos sistemas de reparación los pueden arreglar y seguir manteniendo la salud de nuestro cuerpo físico. Todo su universo.

¿Qué pasa si las mantienes en un ambiente insalubre de forma mantenida?

Pues que los daños se suceden una vez tras otra y los sistemas de reparación no tienen tiempo de ir arreglando cada “estropicio”. Se van acumulando y llega un momento en que comenzamos a tener síntomas molestos…. Si continuamos enfermedades.

Nuestro sistema inmunitario necesita estar bien para poder protegernos y para ello lo que le proporcionamos tanto desde nuestro mundo exterior como interior es sumamente importante.

Todos conocemos más o menos qué podemos hacer en nuestro mundo exterior para cuidar nuestra salud:

Buen descanso

Buena alimentación

Ejercicio

Buena higiene

Hábitos saludables…

¿Y a nivel interior? ¿qué puedes hacer en tu mundo interior para favorecer tu salud integral?

4 acciones para cuidar tu salud desde tu mundo interior.

Acción nº1: PRESENCIA

Cuando nuestra mente viaja continuamente al pasado suele desencadenar pensamientos de culpa, nostalgia, tristeza, frustración…

Estos sentimientos no hacen bien a nuestro organismo,

No se trata de esconderlos o negarlos cuando los sientas, se trata de no aferrarte a ese tipo de historias de tu mente para no potenciarlos.

Cuando tu mente viaja al futuro suelen aparecer pensamientos que dan lugar a emociones de miedo, angustia o estrés, por ejemplo.

Estas emociones mantenidas en tu cuerpo tampoco te están haciendo bien.

Entrenar tu mente para mantenerla presente es una manera excelente de abandonar la costumbre de pasar exceso de tiempo en el pasado o en el futuro y por tanto dejar de perjudicar de esta manera a nuestro cuerpo físico y así cuidar tu salud.

Cuando te mantienes en el momento presente puedes sentir las emociones que correspondan a tu momento desde la paz interna, sin aferrarte a las historias de la mente.

El estrés es una de las emociones más dañina para nuestro cuerpo.

Estamos preparados para poder soportar picos de estrés, pero no estrés sostenido. Cuando mantienes tu mente en el momento presente tu cuerpo deja de producir las sustancias que te hacen sentir estrés y comienzas a recuperar el equilibrio.

Acción nº2.- PENSAMIENTOS

Aun así, habrá veces que tu mente te presente historias (más o menos reales) que den lugar a emociones que no te son agradables y que sabes que no te aportan salud.

Si tu mente está tan atareada que te es imposible calmarla, tranquila, lo primero que debes saber es que entrenando tu mente en la calma cada vez te será más sencillo. Pero incluso así, habrá días en que no sea tan fácil.

Bien, imagina que estás en uno de esos días en que calmar tu mente no es tan fácil y tus pensamientos te están haciendo sentir de manera desagradable ¿Qué puedes hacer?

 Cambia el pensamiento.

Si… así de sencillo, pasa a pensar en otra cosa.

Muchas veces te habrán dicho “piensa positivo” y yo sé que no siempre es fácil. No te digo piensa en positivo… sé que cuando la mente entra en una espiral negativa eso puede ser muy difícil.

Por ejemplo: esto no funciona…. Pasar a pensar que esto sí funciona cuando estás viendo que no funciona, seguramente no te ayudará, pues tu mente no te va a creer.

Pero sí puedes pasar a pensar otra cosa que sí te sea agradable, como por ejemplo ¡Qué bien se está en la playa! Y te imaginas en la playa y te sientes en la playa… deja que las sensaciones de bienestar te inunden.

Y si no es qué bien se está en la playa pues piensa en otra cosa o lugar.

Tienes un artículo en mi blog_ Como usar el pensamiento para cambiar la emoción donde te detallo varias acciones que puedes usar y que son muy potentes.

Acción nº3 EMOCIONES

Cuidar tus emociones es fundamental para cuidar tu salud. Así que vamos… imagina que ya estás con una emoción que te hace sentir fatal ¿Qué haces con ella?

Lo primero no negarla. Cada emoción te trae un mensaje, por mal que te haga sentir, la realidad es que no hay emociones positivas o negativas, todas las emociones son sencillamente un mensaje.

¿Qué tal si te das la oportunidad de escucharla?

Las emociones son una de las formas en que tienes de comunicarte contigo misma, si te escuchas no necesitas que tu cuerpo te avise de otras formas más desagradables aún.

El primer paso es escuchar a tu emoción y averiguar qué mensaje te trae.

Cada vez son más los miembros de la comunidad médica que dicen que el 70% de las enfermedades son producidas por una mala gestión emocional.

En el blog puedes ver el artículo: “la importancia de gestionar las emociones” para profundizar un poco más en este tema.

Acción nº4.- CREENCIAS

¿Qué crees que va a pasarte? ¿Qué crees que va a suceder?

Tus creencias crean tu realidad.

Según como crees así piensas de las cosas Cuantas veces no habrás dicho “yo creo que-…” o “yo pienso…”

Tus creencias marcan tu forma de pensar. Tu forma de pensar marca tu forma de sentir (como ya hemos dicho) y cómo piensas y como sientes en cada momento marca las decisiones que tomas cada día.

Y dime si no te ha pasado que has dejado preparada la ropa la noche anterior y cuando te levantas la ves y …mmm…. No… hoy no me apetece ponerme esto.
La noche anterior te parecía perfecto, ahora ya no ¿qué ha cambiado?, algo en tu interior. Y este cambio ha provocado que tomas una decisión diferente.

Según lo que decidas hacer… estarás actuando de diferente manera y como cada acción da lugar a un resultado: tu vida viene determinada por tus creencias.

Si no te gusta cómo está tu salud hoy: revisa tus creencias.

Si quieres mantener buena salud: revisa tus creencias.

¿Crees que es posible?

Te animo a trabajar con afirmaciones positivas que te empoderen, escríbela en una pegatina y ponla en un lugar bien visible de tu casa, donde cada vez que pases la puedas recordar y repetírtela.

No lo dejes, aparcado, es precisamente la sencillez de esta acción la que hace que sea tan efectiva.

Usar afirmaciones positivas es una manera excelente de sembrar creencias correctas para ti en tu mente.

Creencias que den lugar a pensamientos que te empoderen.
Creencias que den lugar a pensamiento que te hagan sentir bien.

Que te hagan tomar decisiones que apoyen tu bienestar y tu salud.

Por ejemplo: Yo soy equilibrio y salud.

Te animo a crear sobre la marcha tu propia afirmación y a dejarla en comentarios como parte de tu compromiso contigo misma de cuidar tu salud desde tu mundo interior a partir de este momento.

Me encantará leerte.

Si conoces a alguien a quien le pueda ayudar o interesar escuchar esta información, pásale el enlace para que también pueda oírlo.

Un abrazo de Luz.

Con cariño, Lourdes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies