Pues ya es hora de ponernos las pilas:

 

Nunca he sido partidaria de recomendar dietas estrictas y no voy a comenzar ahora… pero si os dejo algunas recomendaciones para mejorar esta situación que espero os sean de utilidad: 

  • Aumentar la ingesta de alimentos bajos en calorías:

Tan sencillo y tan fácil de olvidar a veces, sobre todo en invierno, cuando nuestro organismo nos está pidiendo alimentos calóricos con mayor insistencia.  Incluye sobre todo alimentos bajos en calorías pero que aportan saciedad.

Por ejemplo lácteos desnatados, pueden ser muy buen tentempié para tomar entre horas, pero hay que tener en cuenta que no sólo deben ser desnatados, sino bajos en azúcares.

Las infusiones son una estupenda incorporación, siempre llenas de beneficios y variados sabores. Puedes incluirlas con teína o sin ella, relajantes, digestivas, estimulantes del sistema inmunitario y un sinfín de variedades. Puedes usar algunas que son más dulces para no tener que añadir endulzantes, pero si te decantas por usarlos, usa alguno con pocas calorías, por ejemplo stevia. Además con el frío te ayudaran a entrar en calor si las consumes calientes (y en verano las puedes refrigerar, muchas están deliciosas con hielo).

Incluir sopas o cremas de verduras como primeros platos nos ayudan a saciarnos y a aportarnos agua, además de fibra que además ayuda a regular el tránsito intestinal .

 

  • Incluye alimentos depurativos:

Al incluirlos en nuestra dieta nos ayudan a eliminar sustancias dañinas. Algunos de estos alimentos son:  limón, piña, manzana, espárragos, berenjenas, calabacines, apio…

Y agua… no te olvides de beber agua.

 

  • Aumenta tu actividad física:

Si no practicas ningún deporte  proponte salir a caminar 30 minutos cada día a paso rápido.  Sólo con eso ya notarás los beneficios.

 

Constancia y no rendirse son buenas claves para perder poco a poco los kilos de más y aprender a incluir hábitos saludables en nuestro día a día.

 

Y no olvides tener cuidado al hablar de los kilos y las dietas delante de los más pequeños. El bombardeo a favor de la delgadez ya es extremo a su alrededor, podemos prevenirlo en casa hablando simplemente de dieta saludable en vez de dieta de adelgazamiento y cambiando comentarios del tipo “esto engorda” o “esto tiene muchas calorías” por “este alimento es más sano y me apetece más”…

 

Siempre paso a paso… ¡ánimo!

 

Y recuerda, si te falta fuerza de voluntad,  comes por ansiedad, por tristeza… o cualquier otra emoción que te cuesta gestionar te impide llevar una dieta saludable y cuidarte… las Flores de Bach son una ayuda importantísima.

 

Lourdes Balestra. Tu Entrenadora en Hábitos Saludables. (Licenciada en Farmacia y Técnico en Naturopatía y Bioterapias).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡ Suscríbete a nuestra Newsletter !

Únete a nuestra lista para mantenerte informada/o y recibirás un regalo de bienvenida.

Acepto la política de privacidad.

You have Successfully Subscribed!