¡Pon tu vida en movimiento!

 

A pesar de la nueva tendencia hacia el running y otros deportes son muchas las personas a quienes les cuesta arrancar del sofá.La falta de ejercicio comienza a ser un problema muy serio de salud pública, que se da con mayor frecuencia entre jóvenes y niños, quienes pasan gran parte de su tiempo libre frente al televisor, el ordenador o las videoconsolas.

 

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de la mitad de los adultos de países desarrollados realiza una actividad insuficiente, es decir realizan menos de 90 minutos de actividad física a la semana, una tendencia que se impone en nuestro país. De acuerdo a consideraciones de la propia organización, España es uno de los cuatro países más sedentarios de Europa, detrás de Grecia, Bulgaria y Portugal.

 

Diferentes estudios señalan que los estilos de vida sedentarios constituyen una de las 10 causas fundamentales de mortalidad, morbilidad y discapacidad; constituyendo el segundo factor de riesgo más importante de una mala salud, después del tabaquismo.

 

La falta de actividad física no sólo aumenta las posibilidades de contraer sobrepeso, además duplica el riesgo de enfermedad cardiovascular, de diabetes tipo II y aumenta la posibilidad de sufrir hipertensión arterial, osteoporosis o cáncer. También se puede hablar de envejecimiento prematuro, un riesgo que se corrige cambiando estilos de vida.

 

Porque el sedentarismo sólo se combate con actividad física. El tratamiento para este problema se logra modificando los hábitos sedentarios de vida y ocio y transformándolos de forma que se incremente la actividad física y el deporte.

 

¿Que podemos esperar de las flores de Bach con respecto al iniciar una rutina de ejercicios?

 

Fuerza de voluntad , para iniciar (y mantener) la actividad. Durante la consulta averiguamos las causas reales que frenan el inicio ¿es apatía?, ¿es falta de seguridad en nuestra capacidad?, ¿tememos no ser capaces de cambiar nuestro estilo de vida?, ¿quizás vergüenza de que nos vean en nuestra baja forma?, ¿otra que no se me ocurre a mi? :)…

 

Ganas de cuidarnos y de mirar más por nosotros mismos. Organizando nuestras prioridades, pues nuestra salud debería estar en lugar destacado en ellas.

 

Motivación, no sólo leer, escuchar y entender los beneficios. Sino realmente sentir que deseamos esos beneficios en nuestro día a día y que el esfuerzo compensa.

 

Fijarse objetivos realistas: Pues la forma física no se adquiere en un día y no todos estamos preparados para comenzar con cualquier actividad.

 

Aprender de errores pasados. Si ya lo has intentado y no funcionó ¿donde estuvo el error?, ¿como afrontarlo ahora para superarlo?…

 

En todas estas emociones y en muchas más, hay una flor de Bach, o una combinación de ellas, que te puede ayudar. Será siempre con la ayuda de tu terapeuta con quien podrás encontrar el camino,  para poder fijarte unos objetivos que te ayuden a sentirte bien y vivir mejor.

 

No te rindas antes de intentarlo, pide ayuda.

 

Lourdes Balestra. Licenciada en Farmacia y Diplomada en Flores de Bach.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡ Suscríbete a nuestra Newsletter !

Únete a nuestra lista para mantenerte informada/o y recibirás un regalo de bienvenida.

Acepto la política de privacidad.

You have Successfully Subscribed!