Cinco comidas diarias son fundamentales, así como controlar las cantidades y la calidad de los alimentos. ¿Quieres saber por qué? ¡sigue leyendo!.

Ya lo dice el dicho popular: “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo” y es que saber racionalizar las comidas a lo largo del día es muy importante para disfrutar de una alimentación saludable, cuidar del organismo y de paso mantener un peso adecuado.

Es importante la calidad y la cantidad de los alimentos, según el tipo de vida que llevamos y el ejercicio que realizamos.

Hay que ser consciente de lo que se come.

Has de saber que, cuando, cómo y por qué comes… así te sentirás bien contigo mismo en relación a lo que te llevas a la boca.

  • Cuando comas…. come: es decir, no comas mientras realizas otras actividades, si comes distraído no controlas las cantidades y además tardas más en saciarte, por lo que es fácil comer de más.
  • Adapta las cantidades a tu gasto energético: no tienen las mismas necesidades las personas en edad de crecimiento, las que hacen mucho ejercicio, las que llevan una vida sedentaria o las personas mayores. Ve ajustando según tu estilo de vida y tus circunstancias cambien.
  • Si estás embarazada… ¡nada de comer por dos! si que aumentan tus necesidades, pero tu bebé no tiene las mismas necesidades que tu tenías antes, por lo que duplicar la ingesta no es la solución.
  • Esas ocasiones especiales: Cuando tenemos comidas o cenas especiales el truco es ajustar el resto de las comidas del día. Además, si estamos controlando el peso, podemos tomar algo saciante antes de la cita, como una infusión, una manzana… etc…
  • Haz la digestión antes de dormir: el cuerpo en reposo no quema, acumula, además no descansas igual si has de hacer la digestión en tu periodo de descanso, por lo que acostumbrarse  a cenar temprano es muy buen hábito.
  • Comer algo a media mañana y a media tarde es muy importante, nos ayuda a no tener largos periodos de ayuno a lo largo del día y a completar en nutrientes aquello que hay podido faltar en las tres comidas principales.

Dale a las comidas la importancia que tienen.

Alimenta tu cuerpo con Amor, con alimentos sanos, que lo nutran y lo hagan sentir mejor día a día. Conoce los alimentos que no te sientan bien y recházalos por costumbre.

Recuerda que no debes dejar mucho tiempo entre comidas, entre dos horas y media y tres está genial, pues si dejas pasar mucho tiempo el organismo empieza a extraer glucosa de grasas y proteínas. Suele hacernos felices pensar que estamos quemando esas grasas… pero a la vez quemamos también proteínas y eso conlleva flacidez lo cual ya atrae menos…

Además la falta de azúcar en  sangre nos hace sentir ansiosos y terminamos por hacer la siguiente comida de forma compulsiva. Lo mismo sucede si hemos tomado alimentos de alto contenido en azúcares rápidos, tras su digestión viene un bajón de los niveles de glucosa en el organismo que nos hace sentir ansias de comer alimentos azucarados de nuevo… fíjate la próxima vez :).

Cuida tu cuerpo con tu alimentación, pues es uno de los pilares para Sentirse Bien y Vivir Mejor.

Lourdes Balestra.  Tu Entrenadora en Hábitos Saludables. (Licenciada en Farmacia y Técnico en Naturopatía y Bioterapias).

✨Si te interesan este tipo de artículos, te invito a suscribirte a este blog para recibir avisos y no perderte ninguno✨

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡ Suscríbete a nuestra Newsletter !

Únete a nuestra lista para mantenerte informada/o y recibirás un regalo de bienvenida.

Acepto la política de privacidad.

You have Successfully Subscribed!