Entrenamiento saludable

Entrenamiento saludable: Descanso Consciente

 

 

El ritmo de vida que llevamos es agotador y, muchas veces, ni siquiera nos damos cuenta. ¿No te sucede que a veces no te explicas cómo estás tan cansada? Por ello, es importante aprender a tener un descanso consciente, pues te ayudará a mantenerte más vital durante el día y a descansar mejor por las noches.

Es muy sencillo y te llevará poco tiempo.

Los estudios científicos confirman que una siesta corta es una sana costumbre. Te ayuda a estar más descansado y a descansar mejor por la noche. Pero… ¿Cuántos de los presentes dormimos siesta?

La mayoría no encuentra el tiempo necesario o la ocasión. La cambiamos por ver la tele un rato, como forma de descanso, creyendo que de verdad ver la tele sirve para descansar.

Déjame preguntarte…  ¿realmente te sientes fresca y descansada después de ver la tele o coger el móvil un ratito para ver redes sociales?

No, no me contestes…. Simplemente, observa tu cuerpo al finalizar tu sesión de descanso al frente de una pantalla.

Llegamos al final de la jornada realmente agotados. Y no es bueno.

Forzamos a nuestro organismo a seguir un ritmo desenfrenado y a la hora de irnos a dormir… no llega el merecido descanso. Cuántas veces sentimos que nos faltan horas de sueño…

Y puede ser más que cierto… a menudo no respetamos el ciclo de sueño que debemos tener. Pero hoy no te voy a hablar de hábitos de sueño.

Hoy te quiero hablar del DESCANSO CONSCIENTE, una forma de cuidar tu energía a lo largo del día que no te va a llevar mucho tiempo y te traerá inmensos beneficios.

Tiempo necesario:

Lo ideal es que dediques 5 minutos (y hay muchos momentos en el día en que todos los tenemos, pues los gastamos en tv o redes sociales, recuerda que es por tu salud y bienestar).

Pero si realmente no tienes 5 minutos en ese momento, puedes dedicarle 3… e incluso mejor dedicar 1 minuto que ninguno.

¿En qué consiste?

Consiste en parar totalmente, al 100%. De ja de hacer la actividad que estés realizando en ese momento y pon toda tu atención en la respiración. Céntrate en cómo entra y sale el aire en un maravilloso ciclo. Cómo se hincha y deshincha tu vientre, tu pecho al recibir y expulsar el aliento vital.

Es tan sencillo como parece. Recuerda no preocuparte si vienen otros pensamientos a tu mente, déjalos pasar. Cuanto más practiques, más fácil te será mantener toda tu atención. Es cuestión de….

¿Ya lo sabes?: ¡práctica, práctica y práctica!

 

Te dejo un ejercicio muy relacionado en mi canal de YouTube : Me relajo Respirando

¿Cuántas veces al día?

Las que tú consideres necesarias. Te aconsejo parar mínimo en tres ocasiones, pero lo dejo a tu criterio. A continuación, te propongo algunas situaciones en las que puedes sacar el máximo provecho de este sencillo ejercicio.

¿Cuándo lo realizo?

Idea 1.- Como descanso de una actividad que te requiere mucho tiempo.

Recomiendo ciclos de trabajo entre 50-90 minutos. Transcurrido ese tiempo, realiza un pequeño descanso consciente. Verás que a la vuelta te sientes con energías renovadas y tu concentración mejora.

Si la actividad era sedentaria, te recomiendo antes de comenzar tu descanso consciente hacer unos breves estiramientos y si al finalizar bailas una canción que te haga sentir feliz, pones la guinda final a tu descanso.

Idea 2.- Como sustituto de la siesta. Te lleva menos tiempo y te hace sentir genial.

Idea 3.- Antes de irte a dormir. Pero… ¿no era para descansar?

Exacto. Acostarnos agotados o alterados impide un buen descanso. Con un ejercicio de descanso consciente antes de irnos a dormir podremos descansar mucho mejor cada noche. No sólo te ayuda a descansar sino a liberar tensiones. Esas horas que tantas veces nos saben a poco, serán mejor aprovechadas.

Estos tres momentos son muy especiales, pero te dejo otras ideas que te ayudarán a practicarlo:

Cuando esperas en un semáforo en rojo.

En la cola del supermercado.

Cuando esperas a la salida del cole si tienes hijos pequeños.

Cuando viajas (y no eres el conductor … obvio, si no, te toca esperar a la opción semáforo en rojo).

Antes de las comidas. Este momento puede ser muy importante. Si eres de los que comen a la carrera o previo a la comida algún suceso te ha alterado, realizar un descanso consciente te calmará y te ayudará a realizar una mejor digestión.

Tras un suceso que te haya alterado. Sí, también como ayuda a la gestión emocional. Tras unos minutos de descanso consciente, las cosas se ven desde otra perspectiva. Además, hay emociones que cuando se desbordan son realmente agotadoras.

Conclusiones:

Cuidar de nosotros mismos no siempre requiere grandes cantidades de tiempo ni mucho esfuerzo. Sentirnos Bien y Vivir Mejor se logra adquiriendo pequeños hábitos saludables que mejoran nuestra calidad de vida. Introducir dichos pequeños cambios en tu rutina te traerá inmensos beneficios a corto y largo plazo.

 

Pon tu foco en la respiración, unos pocos minutos, varias veces al día, te ayudará a sentirte más vital durante el día y descansar mejor por la noche.

Si consideras útil este entrenamiento, siéntete libre de compartirlo. Cuántas más personas puedan cuidar de sí mismas mejor.

Con cariño.

Lourdes Balestra. Entrenadora en Hábitos Saludables.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡ Suscríbete a nuestra Newsletter !

Únete a nuestra lista para mantenerte informada/o y recibirás un regalo de bienvenida.

Acepto la política de privacidad.

You have Successfully Subscribed!