Cómo pasar tiempo contigo mismo - Sentirse Bien Vivir Mejor

¿Estás pasando tiempo contigo?

En estas fechas estamos confinados en casa en casi todo el planeta, algunas personas están solas otras en familia, pero…

Dejando al margen todas las situaciones negativas, dolorosas y difícil es que ha traído esta situación, es también sin duda una oportunidad mágica de recogimiento en el hogar.

Sin embargo, muchas personas se han dejado seducir por las series de televisión, las noticias, las redes sociales, las videollamadas y reuniones etc… dejando de nuevo toda su atención en el exterior y evitando de este modo toda posibilidad de hacer un trabajo interior de reconexión.

Te propongo un sencillo ejercicio que no te llevará más de unos minutos y que puedes realizar cada día (o varias veces al día), lo puedes hacer sola o junto al resto de los miembros de tu familia.

Hacerlo sola te ayudará a usar este tiempo contigo para conectar con tu interior.

Hacerlo en familia os ayudará a conectar cada uno con uno mismo y a la vez crear una bonita energía grupal.

¿Qué necesitas?

Tan sólo un espacio cómodo y tranquilo. Si vas a hacerlo en familia con niños pequeños escoge tiempos cortos, adaptate a su edad y no te desesperes si en el primer intento acabas del estilo de las siguientes imágenes:

 

Quizás estés soñando con un momento idílico y para algunos sea difícil en el primer intento. No desistas, transfórmalo en un juego cuando practiques con los más pequeños, pero no renuncies a pasar también unos minutos a solas contigo en otro momento del día.

Para realizarlo puedes sentarte en el suelo, sobre un cojín o en una silla. Puedes mantener las piernas cruzadas o con las plantas de los pies apoyadas en el suelo.

Es importante que mantengas la coluna recta, no te curves, se consigue fácilmente si cuando te sientes remetes un poco tus caderas hacia atrás, así podrás mantener la postura mucho más fácil sin forzar la espalda.

Inclina muy muy poquito la cabeza para que las vértebras del cuello también queden alineadas con el resto de la espalda.

Ahora coloca las manos en tu regazo con forma de cuenco, la mano derecha sobre la mano izquierda y deja que las yemas de tus pulgares se unan.

 

Si te resulta complicado mantener la espalda recta y te cansa tienes diversas opciones:

  • Puedes hacer el ejercicio tumbado (cuidado de no dormirte)
  • Puedes apoyar tu espalda en un respaldo
  • Si sois dos personas podéis apoyaros la una en la otra como en la imagen que te comparto:

En cualquier caso, cuida que tu espalda esté recta. Y no te agobies si la postura de los más pequeños de la casa no es ideal.

Cierra tus ojos y…. respira.

Lo único que tienes que hacer durante unos pocos minutos (tú eliges, 1, 2, 5….) es observar como el aire entra y sale de tu cuerpo y las sensaciones que ello te produce.

Puedes ponerte una alarma en el móvil que te avise de que ya ha pasado el tiempo que querías dedicar al ejercicio, así no tendrás que estar pendiente.

Si un pensamiento atraviesa por tu mente, no pasa nada, déjalo pasar y regresa con tu atención a tu respiración.

Permite que el aire baje hasta sentir que tu vientre se mueve al ritmo de tu respiración de forma natural. SI esto te resulta incómodo no te preocupes, lo más importante para pasar tiempo contigo es que sea agradable. Hazlo de una forma que sea agradable para ti.

Y disfruta de este silencio interno que se produce cuando estamos a solas con nosotras mismas y nuestra respiración.

Al relajarte, coloca la parte delantera de tu lengua en tu paladar, así el aire fluirá mejor por tu garganta y el ejercicio será aún más agradable.

No necesitas nada más.

Si quieres puedes hacer diversas variantes:

  • Puedes poner velas aromáticas o un incienso y disfrutar del perfume durante la experiencia
  • Puedes poner una música suave que te acompañe (ideal sin letras o un mantra por ejemplo) o sonidos del mar o la naturaleza
  • Antes de dar por finalizada tu sesión puedes abrir tus ojos y permanecer un poco más de tiempo igual, pero con los ojos abiertos.

Para finalizar, toma una inhalación más profunda y comienza a moverte despacito.

Si te gustó el ejercicio comparte para que llegue a otras personas.

Ahora puedes aprender a meditar de una forma muy sencilla, descubrir cómo aprovechar pequeños espacios en tu día a día y múltiples “ejercicios de bolsillo”, (ideales para practicar casi en cualquier momento y lugar) en : Medita Fácil (Más información aquí)

Encuentra más meditaciones y ejercicios en mi canal de YouTube

Gracias, gracias, gracias 🌻

Con cariño, Lourdes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies